css menu by Css3Menu.com

 
 
Bookmark and Share
Atención: esta página tiene música de fondo.
Si quieres escucharla, no olvides activar los altavoces de tu ordenador.
 

SALVE REGINA

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima!, ¡Oh piadosa!, ¡Oh dulce siempre Virgen María!

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oremos. Omnipotente sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo, preparasteis el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María, para que fuese merecedora de ser digna morada de vuestro Hijo; concedednos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo, Señor nuestro. R. Amén. V. Que el auxilio divino permanezca para siempre. R. Amén.

 

ACORDAOS

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos acudo, Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

 

SALVE DEL MAR ESTRELLA

Salve, del mar Estrella, de Dios Madre venerable y siempre Virgen, feliz puerta del Cielo. Recibiste aquél Ave de boca de Gabriel: afiánzanos en paz cambiando el nombre de Eva. Suelta las cadenas de los reos, da luz a los ciegos, líbranos de nuestros males, alcánzanos todos los bienes. Muestra que eres nuestra Madre que reciba de Ti nuestras preces el que por nosotros nació y quiso ser Hijo tuyo. Virgen singular, entre todas humilde. Haz que, limpios de culpa, seamos humildes y castos. Danos una vida pura, prepáranos un camino seguro. para que, viendo a Jesús, siempre nos alegremos. Alabanza a Dios Padre, la suma honra a Cristo y al Espíritu Santo: a los Tres un mismo honor. Amén

 

ÁNGELUS

V. El Ángel del Señor anunció a María,
R. Y concibió del Espíritu Santo.
Ave María.
V. He aquí la esclava del Señor
R. Hágase en mi según tu palabra.
Ave María.
V. Y el Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Ave Maria.
V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración: Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.

 

REGINA COELI

V. Alégrate, Reina del cielo;
aleluya,
R. Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya.
V. Ha resucitado, según predijo;
aleluya,
R. Ruega por nosotros a Dios;
aleluya.
V. Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya,
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente; aleluya.

Oración. Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por el mismo Cristo Nuestro Señor.
R. Amén.

 

OH, VIRGEN MADRE DE DIOS

Oh Virgen, Madre de Dios, yo me ofrezco como hijo vuestro, y a honra y gloria de vuestra pureza os ofrezco mis ojos, mis orejas, mi lengua, mis manos; en una palabra, todo mi cuerpo y alma; y os pido que me obtengáis la gracia de no cometer ningún pecado más. Amén. Madre, aquí tenéis a vuestro hijo. En Vos, madre dulcísima, he puesto mi confianza y nunca más quedaré confundido. Amén. (Oración atribuida a San Antonio María Claret)

 

BENDITA SEA TU PUREZA

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti Celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre Mía.

 

 
 
HORARIOS MISAS
(HORARIO VERANO)
Laborables 20:00 h.
Sábados 20:00 h.
Festivos y Domingos 11:00 h.
20:00 h.
Ver más horarios: Rosario, Laudes, Exposición Santísimo...
 
AVISOS
 
Ver todos los avisos
 
EVANGELIO DEL DÍA
 
 
 
 
 
 
Contacta con nosotros ¿Dónde estamos? Mapa Web